7.1.10

Canción de amor para mi futura esposa....

Todos decimos, siempre, que el tiempo pasado es el mejor. Y supongo que eso significa que preferimos lo que ya conocemos, "lo seguro", a lo que no tenemos ni idea de cómo será. Pero acaso el futuro siempre es incierto?. No lo sé. Los últimos años no han sido nada fáciles, nada sencillos. Muchas altas, bajas....muchas lecciones para aprender. Si hace unos años me hubieran dicho en dónde y la situación en la que estaría, me hubiera reído y hasta hubiera hecho alguna broma de muy muy muy mal gusto. Pero lo cierto es que sí, ahora vivo un mundo totalmente diferente al que tenía planeado, al que pertenecía.

Gente llega, gente se va. Ese es un hecho de la vida. Siempre he creído que las personas que piensan que sus mejores amigos siempre lo serán y siempre estarán ahí, sufren demasiado, porque eso no es cierto. Mucha gente critica mi pensamiento y dicen que lo que pasa es que no me gusta sentir, ni encariñarme con nadie. Tienen razón, a lo mejor, o a lo mejor no y lo que tengo es que la lógica impera sobre mí.

Escuchó que todo mundo habla sobre sus éxitos, qué si ya hicieron esto, qué ya los promovieron para acá, qué se van para este lugar, qué cambian de trabajo por éste, qué....cada vez los escucho menos. Y no es que me aburran, es que ya me conozco las historias. Por lo mismo voy dejando de hablar, porque ya conocen mis historias, mis mismas decepciones y después de un tiempo ya no son interesantes, son aburridas, sosas y sin ninguna salvación.

Camino por la ciudad, por el primer cuadro, y lo que hago es pensar que piensa el señor que vende las importaciones chinas o cómo será la vida de la señora que camina muy presurosa por la calle, llena de bolsas de plástico. Casi no como, últimamente, mejor gastó mi tiempo mejor en caminar y conocer calles medio raras. Y, además, me da poca hambre.

Cuando camino o conduzco, de repente llegan a mi momentos pasados. Gloriosos, pero pasados; mágicos, pero pasados; heroicos, pero pasados; alegres, pero pasados; grandes, pero pasados; especiales, pero pasados. Pasados, que no pueden, ni regresarán y que no quiero que vengan de nuevo....pasados, como yo. Vetustos, oxidados, grises. Cada vez vienen y se van y van perdiendo su claridad, su coherencia...como yo.